La Responsabilidad Social e Innovación Social Empresarial

Por J Felipe Cajiga




La responsabilidad social empresarial (RSE) es la obligación moral de las empresas de conducir sus negocios teniendo en cuenta los intereses y el bienestar de sus partes interesadas así como el de la sociedad. Lo han puesto en práctica muchas empresas que han creado productos o servicios con impacto social y gestionando sus actividades de forma que no cause perjuicio a la sociedad y haciendo contribuciones positivas a la sociedad, sus comunidades y el medio ambiente.

Hay algunas formas de identificar si la empresa tiene una estrategia de RSE:

  1. La empresa tiene una visión de responsabilidad social y sostenibilidad y una estrategia que se alinea con esta visión.

  2. La empresa lleva a cabo evaluaciones de impacto social y ambiental de sus actividades y de su cadena de suministro, evalúa las oportunidades de cambio disponibles y se compromete a perseguir uno o más objetivos clave de sostenibilidad.

  3. La empresa ha publicado un documento que describe su estrategia de RSE, especialmente si el documento ha sido actualizado en los últimos dos años.

  4. La empresa tiene una cultura empresarial abierta y transparente. Esto incluye publicar los objetivos de toda la empresa. Por ejemplo, compartir información financiera con los empleados y alentarlos a participar en los procesos de toma de decisiones.

Para muchas corporaciones, demostrar su sensibilidad y compromiso con los principales retos de la sociedad se ha canalizado a través de la Responsabilidad Social Empresarial. Sin embargo, algunos de estos programas de RSE se están volviendo irrelevantes y obsoletos porque no logran demostrar la estatura ética que los ciudadanos demandan hoy. Aquí hay algunas razones para esto:

1. Cuando los programas de RSE están demasiado orientados al corto plazo y se centran en reducir los riesgos y obtener buenos rendimientos de reputación corporativa. 2. Cuando existe una clara desconexión entre la tarea y el negocio principal de la organización. Además, esta visión de la RSE ve cualquier acción como un gasto y no como una inversión para la empresa. 3. Cuando estos programas son frecuentemente manejados de manera aislada de la operación principal. 4. Cuando los problemas sociales abordados no se resuelvan realmente, o se resuelvan de manera ineficiente ya que la prioridad es cumplir con los requisitos administrativos para ser etiquetada como “empresa socialmente responsable”. 5. Cuando las organizaciones o proyectos apoyados por programas de Responsabilidad Social no generan o no tienen un claro retorno de inversión (social, ambiental) para la empresa, se refuerza la percepción de que la RSE es un gasto y no una inversión.

Es importante que las empresas se comprometan con la sociedad de una manera en la que todos salgan ganando. Esto se debe a que el mundo empresarial actual se ha vuelto cada vez más competitivo, y es importante que las empresas puedan interactuar con sus clientes de una manera que no solo genere ventas, sino que también los haga más leales.

La Responsabilidad Social aparece entonces como una de las mejores formas de generar bien social. Para generar más valor empresarial con una estrategia de RSE, las empresas deben crear una visión clara del impacto que su negocio tiene en la sociedad y cómo pueden contribuir a ello.

La responsabilidad social es un factor clave en cualquier negocio y es importante crear una estrategia que no solo ayude a su empresa sino también a la comunidad. Los 5 principales errores que la empresa debe evitar al crear su propia estrategia de RSE:

  • No definir qué quieren conseguir con tu estrategia de RSE.

  • No tener metas y objetivos claros para el programa.

  • No considerar a qué tipo de audiencia desea llegar y cómo se llegará a ellos.

  • No construir una base sólida para su estrategia de divulgación.

  • No tener un plan claro sobre cómo medirá el éxito de sus acciones.

En los últimos años, más empresas están participando en iniciativas de RSE. Esto ha alentado a muchas personas a pensar en cómo pueden contribuir a este movimiento. La innovación social es una de esas formas de contribuir. La RSE y la innovación social son dos cosas diferentes, pero tienen algunas similitudes. La principal es que ambas pueden verse como el resultado de una idea o concepto aplicado en favor de la sociedad y que fue creado por la empresa.

La innovación social empresarial, describe a las corporaciones que integran la innovación social en sus actividades corporativas, es un proceso integrado de creación, prueba e implementación de ideas innovadoras para crear impacto social. A menudo incluye la creación de nuevos modelos de negocio o tecnologías que tienen beneficios potenciales para la sociedad. Un aspecto característico de la innovación social es la generación de valor compartido. Aunque el término "empresas de valor compartido" es relativamente nuevo, estos negocios no son nuevos. La reciente afluencia de Innovación Social Empresarial es una señal de la creciente fuerza de este campo.

A diferencia de la RSE que se centra en el papel de la empresa como ciudadano corporativo responsable, la innovación social se centra en el papel de la empresa como agente de cambio en la sociedad. La innovación social no sustituye a la responsabilidad social, es un elemento de evolución (maduración) natural de ella.

Una empresa de valor compartido tiene un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente además de su misión principal de generación de beneficios. Muchas empresas están trabajando hacia la responsabilidad social empresarial porque han reconocido que el crecimiento sostenible solo es posible si adoptan prácticas comerciales éticas. Algunas empresas utilizan la frase "creación de valor" en lugar de "innovación social" para expresar sus esfuerzos. Ellas creen que sus esfuerzos pueden crear valor para la sociedad.

"Las corporaciones juegan una oportunidad significativa para ser parte de las soluciones para los problemas sociales y ambientales de hoy. Tienen los recursos y operan a una escala que la mayoría de las otras entidades no tienen que encontrar soluciones reales para los problemas" — Kriss Deigelmeir, Tides, EE. UU.

¿Por qué participar en la innovación social empresarial?

Las empresas luchan por satisfacer las necesidades siempre cambiantes de sus consumidores. Recurren a la innovación social empresarial para explorar nuevas ideas, desarrollar nuevos productos y servicios y ser más receptivos en un mercado cambiante mediante la contribución a una necesidad o preocupación social relevante. Responden a estos factores del entorno:

  • Una sociedad más consciente e informada que exige un nuevo papel para las empresas en el mundo.

  • La globalización aumenta la demanda de las empresas de una mayor transparencia y rendición de cuentas.

  • La preocupación por el accionar de las empresas por parte de la sociedad expresada a través de las redes sociales hace que exista un riesgo de marca por dañar o no contribuir a la sociedad.

  • Las normas sociales y los valores están cambiando para las empresas, ya que los clientes quieren cada vez más que las empresas les vaya bien haciendo el bien, especialmente entre las generaciones más jóvenes.

  • Los empleados de la empresa han aumentado el deseo de sentido y propósito del trabajo.

  • La escasez de recursos, junto con una creciente conciencia de nuestra interconexión y la precariedad de nuestros sistemas sociales, económicos y ecológicos, significa que debemos construir sobre el futuro y rápido.

Dadas estas condiciones, la innovación social empresarial es un camino hacia el crecimiento, la resiliencia y la prosperidad empresarial a largo plazo.

Los colaboradores y los consumidores disfrutan y prosperan cuando las empresas salen de sus zonas de confort para incorporar la innovación social. La innovación social empresarial ayuda a crear nuevo valor, confianza, lealtad a la marca y conduce a mayores ganancias y ganancias de capital adicionales.

Los ciudadanos trasladan cada vez más sus expectativas de responsabilidad social y medioambiental a las empresas y quieren que estas aporten soluciones a problemas reales y contribuyan a construir el mundo que los consumidores imaginan. A medida que el mundo se vuelve más interconectado, las corporaciones ya no son solo negocios, sino que también tienen la responsabilidad de contribuir positivamente a la sociedad de la que forman parte. Un estudio de Authentic Brands establece que se está pasando del modelo de “consumidor responsable” al modelo de “consumidor ciudadano consecuente”. Este ciudadano, más consciente, ve el acto de consumir “no sólo como una transacción financiera, sino como una interacción en la que los principios personales influyen cada vez más en la elección del consumo”. Según los datos presentados por Luis Miguel Barral, cofundador de Two Much, “el 35% de las personas en España se inclinan por comprar un producto si sienten que los valores de la marca son más cercanos a los suyos”. “El 50% de la población puede consumir o no una marca en función de si es coherente con sus principios o no”. Este comportamiento, además, se repite en todos los rangos de edad. Los actores relevantes han cambiado: no solo los nuevos consumidores, sino también los empleados, socios, proveedores y ciudadanos locales ponen sobre la mesa una serie de expectativas muy diferentes y demandan resultados positivos y medibles a mediano y largo plazo. Las empresas luchan por entender cómo optimizar la creación conjunta internamente, ya que estos procesos requieren un cambio en la forma en que piensan sobre sus operaciones y estrategia. Las empresas deben pensar fuera de la caja para aumentar su tasa de éxito. Esto significa que deben estar trabajando constantemente en nuevos conjuntos de habilidades, explorando nuevas formas de pensar e interactuar con las comunidades. También significa no solo preocuparse por las necesidades y experiencias de las personas que utilizarán sus servicios y productos, sino también por las necesidades y expectativas de todos aquellos stakeholders que inciden en las experiencias de esos clientes o beneficiarios que están involucrados o se ven afectados por las actividades de la empresa.

En otras palabras, para beneficiar a todos los miembros de una comunidad, una empresa debe ser capaz de reunir una variedad de opiniones "en una misma sala" y canalizar el resultado del proceso de co-creación hacia la gestión de la empresa de manera eficiente y manera ágil.

La innovación social empresarial implica reformular un problema social o llegar a la raíz de los problemas sociales aprovechando el conocimiento, las herramientas y los recursos de la empresa. La innovación social es un poderoso diferenciador que ha permitido a las empresas aumentar sus ganancias y ser reconocidas como opciones preferidas por clientes, inversionistas y colaboradores que ven su impacto positivo en la comunidad y eligen a estas empresas como socios.

Por tanto, la innovación social como parte de la responsabilidad social de la empresa se convierte en una responsabilidad social empresarial. Hoy esto es todavía una prerrogativa a la que la empresa puede optar, pero en el futuro impulsado por el creciente número de partes interesadas más conscientes y exigentes, las empresas se verán obligadas a adoptar nuevas formas de pensar sobre la RSE para sobrevivir.

Una parte clave de la responsabilidad social es la responsabilidad en si misma de la rendición de cuentas en sistemas complejos como las empresas o las instituciones. Una empresa con responsabilidad social debe ser capaz de demostrarlo a través de datos cuantificables y verificables.

El futuro de la responsabilidad social empresarial como oportunidad social empresarial

Liderar con un enfoque en la RSE ayuda a las empresas a ser más competitivas e integrales. Las empresas que pueden liderar el camino y demostrar su compromiso con el movimiento de RSE comenzarán desde una posición mucho más fuerte si puede demostrar su compromiso con el movimiento.

Si bien el futuro de la RSE es brillante, es importante que las empresas no solo demuestren su convicción con ella, sino que también tomen medidas prácticas para realmente marcar la diferencia en la sociedad. La responsabilidad social empresarial es una tendencia importante y creciente en el mundo de los negocios. No es solo una forma de mejorar la imagen de la empresa, sino también una forma de diferenciarse de la competencia.

Para mantenerse competitivas, las corporaciones están buscando formas de aumentar su participación en el mercado y aumentar la lealtad de los clientes. Una forma en que pueden hacerlo es ofreciendo programas de responsabilidad social empresarial que beneficien a los empleados, clientes y la comunidad en general.

Las empresas están empezando a darse cuenta de que no existe un enfoque único para todos cuando se trata de programas de RSE. Esto significa que las empresas tendrán más oportunidades que nunca para desarrollar iniciativas únicas de RSE que satisfagan las necesidades de sus grupos de interés.

Ahora más que nunca, el futuro de la RSE está impulsado por el empleador a través del compromiso social corporativo. Con empresas que se asocian con Organizaciones Sociales locales y globales y están vinculadas con un propósito, las empresas pueden marcar una diferencia real en sus comunidades.

Hay muchas maneras en que las empresas pueden crear una cultura de impacto social. Estos incluyen la creación de una cultura abierta y transparente, brindando a los empleados oportunidades para participar en las iniciativas de impacto social de la empresa y brindando a los empleados la capacitación que necesitan para tener éxito.

¿Qué tanto está comprometida tu empresa con su responsabilidad social? ¿Contempla la innovación social dentro de su cultura y estrategia de crecimiento? ¿Está preparada para aprovechar la oportunidad que el momento le ofrece de colocarse a la vanguardia ganando la confianza y lealtad de sus públicos?


Publicado por J Felipe Cajiga 2022 Latín American Sustainable Development & Social Innovation Leader Award Nominee. Co Fundador del Movimiento Iberoamericano de Responsabilidad Social Empresability

7 visualizaciones0 comentarios