Economía Circular, Descarbonización y Resiliencia Climática: acciones pendientes.

J Felipe Cajiga

2022 Latín American Sustainable Development & Social Innovation Leader Award Nominee. Co Fundador del Movimiento Iberoamericano de Responsabilidad Social Empresability



Los patrones climáticos que cambian rápidamente están causando muchos problemas en el mundo. El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) predice que para 2050, tendremos que adaptarnos a un mundo con hasta 4 grados centígrados de calentamiento. Pero estos cambios climáticos no son un fenómeno evolutivo natural, responden a la interacción humana a través de la economía, la actividad humana misma y como nos relacionamos con el medioambiente.


El Intergovernmental Panel on Climate Change IPCC predice los siguientes posibles efectos del cambio climático en 2050:

  1. Un aumento de los fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones y sequías, que tendrán un alto riesgo de inseguridad alimentaria.

  2. La presencia de olas de calor más intensas.

  3. El aumento del nivel del mar.

  4. Una mayor frecuencia de tormentas violentas.

  5. La acidificación de los océanos.

  6. Hipoxia marina más frecuente e intensa.

  7. Pérdida irreversible de la biodiversidad donde muchas especies se extinguirán.

  8. Impactos económicos globales que incluyen manufactura, agricultura, pesca y turismo.

El mundo está experimentando una transformación rápida y compleja en la forma en que produce y consume energía. La energía renovable y las prácticas sostenibles son ahora las fuerzas impulsoras detrás del cambio en los sistemas energéticos globales.


Este cambio no solo está sucediendo a nivel mundial, sino también a nivel de cada país y de cada ciudad, donde las ciudades han estado tomando medidas para reducir su huella de carbono mediante el desarrollo de fuentes de energía renovables, la implementación de plantas de conversión de residuos en energía, la construcción de infraestructura verde, la mejora de las opciones de transporte como la bicicleta. carriles o transporte público, etc.


Un recurso renovable es aquel que puede reponerse en un entorno natural sin disminuir su capacidad para satisfacer las necesidades humanas mientras utiliza los recursos dentro de la capacidad de carga de ese entorno. Se produce energía renovable por procesos naturales y se deriva de recursos renovables como la luz solar, el viento, la lluvia, las mareas, las olas y el calor de la tierra.


La energía solar es una forma de energía solar pasiva que se produce naturalmente a partir del sol. La energía mareo - motriz convierte la energía cinética de las olas de la superficie del océano en energía eléctrica y mecánica al capturarlas en estructuras como presas de marea donde luego se convierten en electricidad.


A medida que el cambio climático avanza a un ritmo alarmante, uno de los efectos que más preocupan es la afectación a la producción agrícola y su impacto en la seguridad alimentaria. Para garantizar la seguridad alimentaria, algunas comunidades están cambiando la forma en que cultivan sus tierras y previenen la erosión del suelo. Con el aumento de la población y la creciente demanda de alimentos, cada vez más áreas de América Latina aún no son autosuficientes. La mayoría de los países africanos tienen cerca del 60% de su población viviendo en la pobreza. Para generar crecimiento económico, es fundamental que estos países se centren en la creación de empleo junto con el desarrollo de tecnología, infraestructura y mejores sistemas de salud.


La gran cantidad de pequeños agricultores en América Latina tienen que avanzar hacia una producción agrícola sostenible, pero carecen de acceso a tecnología, maquinaria, y de apoyos para poder lograrlo. Si un agricultor no puede producir suficientes cantidades de alimentos, se verá obligado a vivir en la pobreza. Se espera que la población de América Latina crezca de 523 millones que tenía en 2010 a 682 millones en 2030.


Si la producción agrícola no aumenta, la mayor demanda de alimentos dará como resultado precios más altos y menos empleos. América Latina tiene una gran cantidad de ciudadanos subempleados. No pueden mantener a sus familias porque no pueden encontrar un trabajo que paga lo suficiente. Si la producción agrícola no aumenta, la mayor demanda de alimentos dará como resultado precios más altos y menos empleos.


Por otro lado, en medio del alcance del impacto del cambio climático en la salud pública mundial, muchos predijeron que el dióxido de carbono se disiparía en los próximos años, expertos han señalado también factores naturales, como las oscilaciones estacionales de la temperatura mundial, que hacen que los niveles de CO2 fluctúen.


Sorprendentemente, después de décadas de oportunidades para utilizar fuentes de energía con bajas emisiones de carbono y un aumento de los desastres relacionados con el clima aún esperados, los niveles de CO2 en la atmósfera continuaron aumentando. Esto se atribuye a dos factores: por un lado, estamos consumiendo combustibles fósiles más que nunca y las tendencias de producción reportan un PIB mundial mayor que nunca. La persona promedio no es consciente de los niveles de CO2 en la atmósfera hoy en día porque solo los medimos con fines de monitoreo. En el último año ha habido un aumento constante en los niveles de CO2. Se espera que las concentraciones de CO2 aumenten aún más, llegando a casi 500 ppm para 2050.


La forma en que producimos y consumimos energía tiene un gran impacto en el medio ambiente y en las formas en que podemos combatir el cambio climático con innovación. En nuestro mundo cada vez más digital, las corporaciones están utilizando tecnologías innovadoras para crear productos que no dañan el medio ambiente. La demanda de energía renovable también está creciendo a medida que las empresas ya no pueden ignorar la creciente evidencia del cambio climático. Al crear un cambio en nuestra relación con la tecnología, podemos lograr un futuro sostenible y verde. Las corporaciones pueden usar energía renovable en diversas etapas de sus procesos e incorporando a su gestión conceptos como el de la economía circular.


La economía circular es un modelo económico que ayuda a empresas y consumidores a evitar el desperdicio de recursos. En este modelo, los productos se diseñan con una vida útil y se reutilizan o reciclan una vez finalizado el ciclo de vida. El término economía circular fue descrita por primera vez en 1992 por Donella Meadows, Bill McKibben y otros autores como "la idea de que podemos aprender del proceso de la naturaleza para reciclar recursos".

La economía circular se considera una solución más eficiente en el uso de recursos que la economía lineal, que a menudo es criticada por su alto uso de recursos y bajas tasas de reciclaje, tiene como objetivo reducir simultáneamente el impacto ambiental de la actividad económica y aumentar la productividad de los recursos.


La economía circular es un modelo de producción, consumo y gestión en el que los residuos se tratan como un recurso con valor propio. La economía circular se puede definir como el sistema económico donde los bienes y servicios se producen, consumen y reemplazan continuamente sin producir ningún desperdicio o contaminación.

La economía circular se basa en la premisa de que todo producto se puede utilizar y reutilizar al menos dos veces, optimizando su uso y maximizando la prevención de residuos.


El concepto también incluye la idea de fabricar productos a partir de materiales que se encuentran en la naturaleza y renovarlos, conservando así los recursos. Un ejemplo: una botella hecha de materiales naturales (como el vidrio) se puede reciclar una y otra vez, pero una botella de plástico no. La economía circular es un paradigma donde la economía y los sistemas naturales dejan de estar en conflicto, para funcionar como una sola entidad.


En este modelo de producción, consumo y gestión, los recursos se valoran en su vida útil y no una vez que se consumen. Esto significa que la atención se centra en cómo usar los materiales de manera eficiente para crear productos que se usarán durante muchos años en lugar de solo artículos de un solo uso. Considerando la forma más sostenible de producir bienes y servicios, ya que evita la sobre producción de bienes materiales derrochadores y, al mismo tiempo, evita la creación de desechos a partir de productos que se han creado pero que aún no se han consumido.


Aunque la economía circular todavía está subdesarrollada en muchas partes del mundo e industrias, ha sido aplaudida por su potencial para hacer que nuestra sociedad sea más sostenible. La economía circular aprovecha las economías de escala y alcance latentes que existen entre las industrias cuando procesan materiales juntos.


Para lograr este objetivo, las empresas deben alejarse de las economías lineales que se basan en extraer recursos del medio ambiente y usarlos hasta que se agotan, y luego pasar a otra forma de extracción. En cambio, con una economía circular, las empresas deben avanzar hacia un circuito cerrado donde los recursos se reciclan continuamente en nuevos productos sin agotarse ni desperdiciarse.


Hay varias razones por las que la economía circular está ganando popularidad, incluidos por supuesto el hecho de que los recursos naturales finitos del mundo y el impacto del cambio climático. El concepto permite a las empresas diseñar productos con un ciclo de vida utilizando materiales que son más fáciles de reciclar o reutilizar al final de su ciclo de vida.


Una transformación hacia la economía circular es esencial para mejorar la calidad ambiental y nuestra capacidad para satisfacer las demandas diarias, lo cual es un factor muy importante en la respuesta a la crisis climática. Además, las empresas pueden aumentar los beneficios vendiendo productos para su reutilización en lugar de nuevos productos. Sin embargo, existen desafíos para implementar una economía circular y puede tener un impacto negativo en el medio ambiente.


Debemos caminar hacia modelos comerciales que sean más sostenibles aprovechando las nuevas tecnologías. y aumentar la eficiencia de los procesos actuales. La economía circular es ideal para aumentar la calidad de vida y reducir los residuos, al tiempo que fomenta una sociedad más inclusiva.


Las empresas pueden aumentar sus márgenes de beneficio diseñando con un ciclo de vida en mente, desde la producción hasta la reutilización o el reciclaje. El ciclo de vida se dividiría en tres etapas: diseño, uso y fin de vida. Este modelo también reduciría los desechos mediante el control de los materiales de entrada y el diseño de productos para la eficiencia de los recursos naturales. Una forma de lograr esto es a través del proceso de Evaluación del ciclo de vida (LCA), que requiere que las empresas evalúen el impacto ambiental de su producto.


Esto puede resultar más sencillo en esta era digital porque es más fácil hacer y compartir nuevos diseños, mientras que los productos físicos requieren que todo el proceso de fabricación se rediseñe para su reutilización.


Hay muchas formas en las que se determinará el futuro de una economía circular.


  • Desde una perspectiva científica, es importante garantizar que las tecnologías no descuiden las necesidades del cambio climático y otros problemas ambientales.

  • Desde una perspectiva económica, probablemente habrá más cambios en nuestra sociedad ya que los patrones de consumo actuales son insostenibles; esto puede ser el resultado de una crisis ecológica, o simplemente porque hay un excedente de recursos (es decir, alimentos) disponibles para el consumo.

  • Desde una perspectiva ética, es importante que las empresas desarrollen prácticas que aseguren trabajo digno y tasas justas de distribución, tanto en términos de mano de obra como de capital.

La descarbonización del consumo y la producción es una parte esencial del modelo de Economía Circular. Es un proceso que debe emprenderse para evitar futuras crisis ambientales, como el cambio climático. El paso más temprano en este proceso incluye un cambio en la mentalidad humana de uno que produce y consume a uno que produce, consume y regresa. Esto puede conducir en diferentes sectores de la sociedad hacia la idea de una transición energética equitativa en un entorno ecológicamente más resiliente frente a los desafíos naturales, económicos y sociales.


El término 'descarbonización' se usa a veces para describir una estrategia para la transición a fuentes de energía limpia. En otros contextos, puede usarse como sinónimo de reducir la cantidad de dióxido de carbono liberado a la atmósfera o reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la combustión. Un concepto relacionado es decrecimiento Terminar (o al menos reducir) el uso de combustibles fósiles es un objetivo central de la política de cambio climático.

Un enfoque para descarbonizar los sistemas de energía se enfoca en reducir la cantidad de dióxido de carbono liberado a la atmósfera o reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la combustión, a través de políticas tales como impuestos al carbono y sistemas de tope y comercio que crean incentivos para la eficiencia energética. Además de estos factores, el futuro puede determinarse por cuántas personas están interesadas en promover y apoyar la adopción de una cultura empresarial de economía circular y qué métodos son apropiados para las diferentes poblaciones.


El futuro está en manos debemos actuar desde nuestras diferentes posiciones para impulsar la adopción de una cultura empresarial que apoye una economía circular. También depende de cómo las personas decidan promover esta nueva forma de hacer negocios. Pero también cada uno como persona tenemos que adoptar hábitos que ayuden a reducir el consumo y aseguren una economía circular.


El futuro está en manos debemos actuar desde nuestras diferentes posiciones para impulsar la adopción de una cultura empresarial que se refleje más clara y directamente en temas muy pendientes como el cambio climático y la necesidad de una resiliencia climática. La economía circular es una herramienta para ello, pero también depende de cómo nosotros como personas decidamos actuar para promover esta nueva forma de hacer negocios.


Únete al Movimiento Iberoamericano de Responsabilidad Social y continuemos la conversación.





8 visualizaciones0 comentarios