7 características de una organización sin fines de lucro exitosa

J Felipe Cajiga


Construir una organización sin fines de lucro no es fácil, y si aspiramos a que tenga un alto rendimiento y éxito mucho menos. Sostener su labor, es aún más difícil en el entorno que nos esboza la nueva "normalidad" mucho más compleja, ambigua y agudizada de mucha incertidumbre económica.


Sin embargo, las organizaciones sin fines de lucro no pueden darse por vencidas, hoy más que nunca su labor es indispensable. Es su "deber" permanecer estables, pertinentes y resilientes frente a los esperados recortes presupuestarios tanto del gobierno, como de la iniciativa privada y por ende en la disminución de la liquidez de sus donantes individuales.

Debe aprender a moverse dentro de un panorama cada vez más cambiante.


Lograr la supervivencia de nuestra organización en tiempos en los que la crisis social y económica son muy complejas, llega a resultar toda una proeza. Gastamos nuestro tiempo y esfuerzos en mantenernos, que en el cumplimiento de nuestros programas. Porque la escasez de recursos necesarios para nuestra labor nos obliga a competir con otros por ellos. Esta presión las lleva a tomar decisiones apresuradas que no siempre resultan ser las mejores. Esto no debe ser necesariamente así, si nuestra organización está preparada para poder ser financieramente estable, con una base de voluntarios apasionada y un liderazgo comprometido y fuerte, entre otras cosas. Pero esas no son las únicas cosas que separan a las organizaciones sin fines de lucro que apenas lo están haciendo de organizaciones sin fines de lucro que son verdaderamente prósperas.

Si diriges una organización sin fines de lucro, hay una serie de rasgos positivos que puede adoptar para ayudar a su organización a tener éxito y más en estos tiempos de crisis.


1. Son ágiles


Los orígenes del término "ágil" provienen de un conjunto de principios de gestión de proyectos creados por desarrolladores de software. En este mundo el llamado software ágil es aquel que se basa en el desarrollo de las soluciones a través de la colaboración entre equipos multifuncionales.


El término se utiliza ahora de manera más amplia, incluso en el mundo sin fines de lucro. Hoy en día, las exitosas organizaciones sin fines de lucro utilizan algunas o todas las metodologías ágiles en su trabajo.


Pero expliquemos un poco más estas metodologías para comprenderlas mejor, en primer lugar, como lo es en el caso del software ágil, nuestro trabajo debe contemplar la participación de diferentes áreas dentro de la organización (dirección, programas, comunicación, administración, etc.) con ello garantizamos un enfoque multidisciplinario al momento de hacer el diagnóstico de las situaciones, pero también al encontrar las soluciones.


De esta forma, se garantiza que todos se sientan responsables de las acciones a implementar. Pero también se centra en la inspección frecuente y adaptación de estrategias y actividades (generalmente cada dos semanas). También incluyen una filosofía de liderazgo que fomenta el trabajo en equipo y las tareas específicas claramente definidas a corto plazo.


Las organizaciones sin fines de lucro ágiles se centran en ofrecer resultados en equipos autogestionados. En esos equipos, la jerarquía no está tan presente como en los modelos tradicionales de gestión. También hay un gran enfoque en la transparencia y un énfasis en conversaciones frecuentes y cortas. Se prefiere la retroalimentación inmediata en lugar de las reuniones largas.


La agilidad en las organizaciones sin fines de lucro se trata de responder al cambio en lugar de seguir un plan anual vivo, que se revisa y actualiza cuando es necesario, en algún lugar de estar ahí olvidado en algún estante de la oficina.

Para que una organización sin fines de lucro tenga éxito hoy en día, necesita enfrentar continuamente con éxito el cambio y los riesgos inesperados. Esta característica bien fomentada y aplicada metodología puede ayudar con el aprendizaje y la adaptación rápida.


Las organizaciones que son capaces de aprender y adaptarse rápidamente son las que tendrán más posibilidades de éxito en el entorno actual.

Puede ser difícil cambiar la cultura de una organización sin fines de lucro y poner a todos a bordo con metodologías ágiles. Los hábitos y patrones antiguos y establecidos son difíciles de romper. Pero es necesario, si queremos adaptarnos mejor al nuevo contexto y tener éxito.


Por eso es importante recordar que ser 'ágil' no se trata de una sola cosa, sobre una sola metodología. Debe ser una filosofía de trabajo que puedes adaptar y traducir en algo comprensible y aplicable a tu organización. Sólo adoptar una metodología sin tener claro por qué lo hacemos, no hará que su organización sin fines de lucro tenga éxito.

El secreto está en experimentar hasta que encuentres la manera que impulsará a tu organización sin fines de lucro.

2. Se centran en su propósito, siempre


El Propósito de una organización es su razón de existir, el por qué hace las cosas. La misión: es lo que haces para alcanzar tu propósito en un periodo de tiempo.

Una organización sin fines de lucro exitosa siempre se centrará en su propósito, que es la que la guiará, el que nunca le dejará perder el rumbo.


Una organización sin fines de lucro saludable articula claramente su propósito en una declaración de misión y luego la comparte. La declaración de propósito se comparte junto con la misión, la visión y los valores con los colaboradores, consejeros y voluntarios en todos los niveles de la organización y todas las demás partes interesadas relevantes.


La dirección en las organizaciones sin fines de lucro exitosas constantemente comparte objetivos con los miembros del equipo sin importar el nivel de estos y los pone a bordo.

Cuando todos directivos, colaboradores y voluntarios de dichas organizaciones entienden lo que se requiere para alcanzar los objetivos compartidos. Sienten la propiedad sobre ellos y toman las medidas diarias para lograrlos.


Además de eso, las organizaciones sin fines de lucro exitosas son aquellas que crean una cultura orientada a su propósito. Esto provocará que todos los integrantes de la institución tengan un claro sentido de propósito. Entienden cómo sus funciones y su trabajo contribuyen a un panorama general y a los objetivos más significativos de la organización, al tiempo que le da un sentimiento de realización personal, porque su trabajo está contribuyendo claramente a algo más importante y trascendente.


El propósito es un ingrediente clave para una organización sin fines de lucro fuerte, sostenible y escalable. Hace que el trabajo sea más agradable para todos y es un impulsor inspirador para involucrar a las comunidades y otras partes interesadas. Un fuerte sentido de propósito puede alimentar los resultados y convertirse en un motor para el éxito organizacional.


La conexión entre el propósito y el rendimiento es clara. Hay pruebas crecientes de que alinear una organización con un propósito superior impulsa los resultados.

En una organización sin fines de lucro exitosa y saludable, la misión, los valores y el propósito no son solo palabras en una placa en una pared, sino que están vivas todos los días.

3. Son persona-donante-céntricas


Las organizaciones sin fines de lucro verdaderamente exitosas están centradas en sus beneficiarios, si por supuesto, pero en términos de sus grupos de interés deben ser los donantes. Entienden que los donantes son más que sus carteras: son personas. Son gente que, si aportan a nuestra labor, es porque comparten nuestro propósito, creen en él, y ponen su confianza en nosotros para alcanzarlo.


Hasta que una organización sin fines de lucro entienda realmente que sus donantes son una parte clave para alcanzar su propósito y cumplir con su misión, siempre se verá obstaculizada en su trabajo.


Las organizaciones que no viven según el enfoque centrado en los donantes son fácilmente reconocidas. Su comunicación es todo 'yo, yo, yo'. Una organización verdaderamente centrada en los donantes se centra en comunicar con sus donantes cómo ellos (los donantes) hicieron que las cosas sucedieran.


Los donantes permiten el trabajo de la organización. Las organizaciones exitosas muestran a sus donantes cómo sus contribuciones marcan una diferencia en el mundo. Mantienen a sus donantes informados de los progresos realizados y explican en términos medibles lo que han logrado sus donaciones.


Las organizaciones exitosas ven a sus donantes como individuos que invierten en su propósito, no a quienes solo hacen "transacciones en efectivo".

Es fundamental invertir parte importante de nuestro tiempo y esfuerzo para fomentar las relaciones con los donantes.

4. Diversifican sus fuentes de financiamiento.


Una organización sin fines de lucro no es tan diferente a una organización con fines de lucro. Independientemente del hecho de que las organizaciones sin fines de lucro se centran en el cambio social y no en el beneficio, si se quedan sin dinero, no pueden existir. Son organismos sin fines de lucro, pero sin afán de pérdida.


Es por eso por lo que es muy importante que las organizaciones tengan mucho control cuando se trata de sus finanzas, además de tener siempre su propósito en su mente.


Recuerdan el dicho aquel que decía que no debemos poner todos los huevos en la misma canasta, bueno pues si bien hay distintas opiniones en cuanto a lo que es el modelo de financiación "ideal" de una organización, utilizar varias fuentes diversas para lograr la sostenibilidad es generalmente una buena práctica. Porque no nos genera dependencia absoluta de una, y siempre tendremos alternativas para poder resolver cuando se necesite.


En general, es aconsejable que las organizaciones sin fines de lucro nunca reciban más del 30 por ciento de su financiación de ninguna fuente. Si una organización pierde el 30 por ciento de sus ingresos, probablemente podría reestructurarse para sobrevivir.


Hay muchas fuentes de financiación posibles por ahí: donaciones individuales (en línea y fuera de línea), subvenciones, patrocinios corporativos, cuotas de membresía, venta de bienes y servicios, donaciones en especie y más.


Una organización sin fines de lucro inteligente nunca depende de una sola fuente de financiación para garantizar su supervivencia y éxito.

Las mejores organizaciones sin fines de lucro también pueden pronosticar cómodamente cuántos ingresos esperan durante el próximo año y están al día con sus canalizaciones de ingresos.

5. Son capaces de movilizar e inspirar a otros


Son exitosas porque pueden movilizar e inspirar a su personal, a sus voluntarios y a sus donantes. Primero que nada, porque tiene claro su propósito, lo comunica constante y adecuadamente. Eso les permite encontrar constantemente maneras significativas de involucrar a estas personas y conectarlas con ese propósito que comparten y que su apuesta de solución basada en los valores fundamentales de la organización les hace todo el sentido. Construyen y sostienen comunidades fuertes (organización-colaboradores-voluntarios-donantes-otros creyentes).


Si bien las organizaciones sin fines de lucro exitosas son realmente buenas en la gestión de sus operaciones internas y las partes interesadas internas, las organizaciones sin fines de lucro que tienen el mayor impacto son las que son capaces de movilizar a todos los sectores de la sociedad: gobierno, negocios, otras organizaciones y el público.


Las grandes organizaciones sin fines de lucro superan los límites de su organización. Inspiran a otros a tomar medidas, liderando con el ejemplo y proporcionando oportunidades para que otros se involucren con su causa.


Para ello deben echar mano de todas las herramientas que estén a su alcance, para tener una muy buena y clara comunicación, darle seguimiento a sus donantes y contactos, y un equipo que realice bien su trabajo son necesarios para que una organización tenga éxito, una organización de alto rendimiento está buscando sin descanso la creación de un impacto con valor social a gran escala.

Para lograrlo, una organización necesita trabajar con los demás y a través de los demás, y no trabajar aisladamente. Trabajar con otras organizaciones e individuos significa que esas organizaciones sin fines de lucro pueden crear mucho más impacto de lo que podrían por sí solos.


Las organizaciones que movilizan e inspiran a otros son las que crean movimientos sociales, influyen en las políticas y crean conversaciones. A través de su trabajo, cambian las actitudes y comportamientos del público. En cierto modo, están enfocados externamente en lugar de internamente.


Cuando la organización entiende que, además de proporcionar programas y servicios de alta calidad a sus beneficiarios, necesita abogar por el cambio (generalmente trabajando con el gobierno e iniciando movimientos de base), ha dado un gran paso adelante.


6. Entienden el valor de las herramientas digitales.


La tecnología no es un lujo del cual se puede prescindir, es más bien un imperativo para poder desarrollar eficientemente su trabajo. Es necesaria para dar seguimiento al trabajo, para estar en constante comunicación con colegas, intercambiar experiencias, comunicarse con autoridades y fundaciones donantes, para interactuar con donantes y simpatizantes en todas las plataformas en línea.


Mientras que la recaudación de fondos fuera de línea todavía representa una cantidad significativa de donaciones, la recaudación de fondos en línea está creciendo cada vez más, año con año. Las organizaciones deben constantemente perfeccionar sus habilidades digitales y asegurarse de adquirir conocimientos de nuevas herramientas, aplicaciones y plataformas (alfabetización digital).


Una organización exitosa debe ser intensiva y efectiva digitalmente. Tiene la experiencia digital a nivel de alta dirección y la voluntad de abarcar lo digital en muchos, si no todos, de los compromisos de la organización.


Lo digital puede mejorar la eficiencia operativa de nuestra labor, aumentar el impacto de la misión y mejorar nuestra competitividad con respecto a otros colegas del sector. El uso de la tecnología es la única manera de avanzar, la única manera de mantenerse relevante y escalar.


Si tu organización sin fines de lucro no forma parte de estas conversaciones, te quedarás atrás. Las organizaciones deben saber aprovechar todas las estrategias y herramientas digitales a su alcance para promover su propósito y alcanzar sus objetivos.


7. Saben escuchar y lo usan para mejorar constantemente.


La organización exitosa de forma continua y consistente toma tiempo para escuchar. Escucha a todos, a los miembros de su junta o consejo, a sus beneficiarios, escucha a sus voluntarios, a su personal y a también a otras organizaciones.


Para ello deben utilizar una variedad de enfoques innovadores para identificar, compartir y aplicar resultados y lecciones aprendidas de sus programas e iniciativas. Recopilan y aprenden de los datos para desarrollar programas nuevos o mejores que satisfagan las necesidades y requisitos cambiantes de sus beneficiarios.


Una de las mejores maneras de escuchar y mejorar siempre es crear una cultura de retroalimentación. Fomentar una cultura de retroalimentación es crucial para el éxito de cada organización. La creación de una cultura abierta y orientada a la retroalimentación requiere que las personas sepan dar y recibir comentarios sobre cualquier aspecto de la vida organizacional. Sin embargo, esta retroalimentación debe ser dada y recibida de manera clara, propositiva, empática y con sensibilidad.


También es importante que las organizaciones sientan entusiasmo, pasión por el crecimiento y voluntad de asumir los desafíos sociales que se les pongan enfrente.


Buscar constantemente oportunidades para aprender y crecer en todas partes. Aplican creatividad y curiosidad a todos los aspectos de la gestión de la organización.


Conclusión


El papel de una organización social siempre ha sido crear un cambio social y liderar el camino hacia un mundo mejor. Y eso en sí mismo no ha cambiado.


Sin embargo, el entorno actual es muy diferente al de hace apenas unos meses, ni que decir años o décadas atrás. Por lo tanto, sus líderes deben saber adaptarse y cambiar con los tiempos si esperan cumplir con su propósito.


Si bien todavía se aplican las medidas tradicionales de éxito (cosas como la viabilidad financiera, el número de donaciones o el número de beneficiarios atendidos), la definición de éxito ha cambiado ya.


Incluso en los sectores con fines de lucro y gubernamentales, lo que la gente cree sobre el éxito ha ido cambiando. Por ejemplo, muchos países han comenzado a medir el PNB (Felicidad Nacional Bruta) en lugar o junto con el PIB (Producto Interno Bruto).


Te interesa más el tema? Taller Liderazgo de Organizaciones Sociales en tiempos de crisis.



5 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Beneficios

©2020 por EmpresAbility Movimiento Iberoamericano de Responsabilidad Social. Creada con Wix.com

Orgullosos miembros del Consejo Consultivo de

la Alianza por la Responsabilidad Social Empresarial en México

AliaRSE